Unción de los Enfermos

El sacramento de la Unción de los Enfermos tiene por fin conferir una gracia especial al cristiano que experimenta las dificultades inherentes al estado de una enfermedad grave o vejez. El sacramento de la Unción de los Enfermos puede ser fijado con el sacerdote poniéndose en contacto con la oficina parroquial.

 

“Si alguno esta enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por el y en el nombre del Señor lo unjan con aceite. Y cuando oren con fe, el enfermo sanara, y el Señor lo levantara; y si ha cometido pecados, le seran perdonados.” (James 5:14-15).

 

El momento adecuado para recibir la Santa Unción llega ciertamente cuando el fiel comienza a encontrarse en peligro de muerte por enfermedad o vejez. Cada vez que un cristiano cae gravemente enfermo puede recibir la Unción de los enfermos, y también cuando, después de haberlo recibido, la enfermedad empeora.

 

La gracia especial del sacramento de la Unción de los enfermos tiene como efectos:

- La unión del enfermo a la Pasión de Cristo, por su propio bien y el de toda la Iglesia;

- El consuelo, la paz y el ánimo para soportar cristianamente los sufrimientos de la enfermedad o de la vejez;

- El perdón de los pecados, si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la Reconciliación.

- El restablecimiento de la salud, si es propicio para la salvación de su alma;

- La preparación para el paso a la vida eterna.

 

El sacramento de la Unción de los Enfermos se puede fijar con el sacerdote poniéndose en contacto con la oficina de la iglesia al 770-251-5353.

© Copyright 2019 St. George Catholic Church